WEBINAR PÉRDIDA Y DESPERDICIO DE ALIMENTO

Jueves 22 de abril de 2021
18:00 horas Chile.

ORGANIZA: Fundación PachaMama Sostenible.

COLABORA: Tarapacá Emprende.

PARTICIPANTES:
Sofía Bustos, Directora Ejecutiva Actuemos ONG.

Sara Granados, Asesora Regional FAO Sistemas Alimentarios.

Daniela Acuña, Encargada de Producción Sustentable en ODEPA, Ministerio de Agricultura.

Para más información escríbenos: contacto@fundacion-pachamama-sostenible.org

Transmisión vía Zoom, enviaremos el link a tu correo.

TOP
Image Alt

Fundación PachaMama Sostenible

los desafios de la agricultura del tamarugal

Agricultura del Tamarugal

Los desafíos de la agricultura del Tamarugal hacia el 2030: de la subsistencia a un modelo de fortalecimiento con valor agregado.

En septiembre del año 2015 nuestro país, como parte de los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU), adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Éste es un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad que tiene por objeto fortalecer la paz universal dentro de un concepto más amplio de la libertad. Es y será implementado por todos los países y partes interesadas mediante una alianza de colaboración.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las 169 metas promueven la acción, durante los próximos 15 años, en esferas críticas para la humanidad y el planeta. Además, constituye el marco apropiado para avanzar hacia el desarrollo sostenible en sus dimensiones social, ambiental y económica, y cumplir con el compromiso “que nadie se quede atrás”.

Varios de estos objetivos se relacionan al quehacer agrícola, y las acciones tanto desde el sector público, como el privado vinculado a la agricultura, pueden aportar al logro de ellos.

Dado que es un sector cuyo accionar se basa en los recursos naturales, objetivos como referente a Agua limpia y saneamiento (ODS 6); a la vida de ecosistemas terrestres (ODS 15); o al Acción por el clima (ODS 13), tienen una relación directa con la forma en la que se hace agricultura. Pero también existe una estrecha relación con aquellos objetivos vinculados a la alimentación y la nutrición, el fin de la pobreza, en particular, el rol de la agricultura reduciendo la pobreza rural, y el trabajo decente, entre otros.

La tabla 1 muestra los 17 ODS con su descripción.

Tabla N° 1:

:ODSDescripción
1 Fin de la pobrezaPoner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
2 Hambre cero y agricultura sustentablePoner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
3Salud y bienestarGarantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades.
4Educación de calidadGarantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.
5Igualdad de generoLograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.
6Agua limpia y saneamientoGarantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.
7Energía limpia asequible y no contaminanteGarantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.
8Trabajo decente y crecimiento económicoPromover el crecimiento económico inclusivo y sostenido, el pleno empleo productivo y el trabajo cedente para todos.
9Industria, innovación e infraestructuraConstruir infraestructura resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
10Reducción de las desigualdadesReducir la desigualdad en y entre las partes.
11Cuidados y comunidades sosteniblesLograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
12Producción y consumo responsableGarantizar modalidades de consumo y producción responsable.
13Acción por el climaAdoptar medidas urgentes para contribuir el cambio climático y sus efectos.
14Vida submarinaConservar y utilizar de forma sostenible.
15Vida de ecosistemas terrestresProteger, restablecer, y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.
16Paz, justicia e instituciones sólidasPromover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
17Alianzas para lograr objetivosFortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.
Fuente: Elaboración propia a partir de la Agenda 2030.

Al enfocarse en las metas relacionadas con el ODS 2, poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible, encontramos que de aquí al 2030, se espera duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, los agricultores familiares, los ganaderos y los pescadores, entre otras cosas mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, a otros recursos e insumos de producción y a los conocimientos, los servicios financieros, los mercados y las oportunidades para añadir valor y obtener empleos no agrícolas.

También de aquí al 2030, se espera asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y mejoren progresivamente la calidad de la tierra y el suelo.

Además, de aquí al 2030, se trabajará por mantener la diversidad genética de las semillas, las plantas cultivadas y los animales de granja y domesticados y sus correspondientes especies silvestres, entre otros aspectos, mediante una buena gestión y diversificación de los bancos de semillas y plantas a nivel nacional, regional e internacional; y promover el acceso a los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales conexos y su distribución justa y equitativa, según lo convenido internacionalmente.

Otro tema relevante para el desarrollo agrícola es el cambio climático. El Plan de Adaptación del Sector Silvoagropecuario al Cambio Climático, elaborado en un proceso conjunto por los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente en 2013, indica que el sector debe concentrarse en el uso eficiente de los recursos hídricos, el manejo del riesgo agroclimatológico, el reforzamiento de la investigación y desarrollo, el uso de nuevas variedades de cultivos y el control de plagas y enfermedades.

En las zonas más áridas, como el norte y zona central de Chile, el cambio climático puede llevar a la salinización y desertificación de tierras agrícolas. Dentro de las principales acciones para una adecuada adaptación a las nuevas condiciones climáticas se encuentran el ser eficiente en el uso de los recursos, generando sistemas productivos con un menor consumo de agua, de energía y de agroquímicos. El ser eficientes involucra sistemas productivos que además contarían con menor huella de carbono (aporte agregado a la mitigación) y con menor huella del agua.

Ser flexible, esto es, adaptable a condiciones climáticas variables; necesariamente, ello significa contar con sistemas productivos más biodiversos, más dependientes de insumos locales (reciclaje/uso de residuos de cultivos o de planteles animales), más diversificados en cuanto a estrategias de control de plagas y enfermedades.

Ser sustentable desde la perspectiva de la gestión de los suelos, lo que significa usarlos respetando sus restricciones y no excediendo sus potenciales productivos, con el objeto de minimizar o neutralizar procesos erosivos y/o degradantes, y ser tolerante a condiciones climáticas extremas, lo que involucra necesariamente contar con recursos biológicos que sigan siendo productivos en condiciones de estrés térmico, estrés hídrico y/o estrés salino.

Los efectos del cambio climático no serán percibidos por toda la gente en igual forma y magnitud, sino que serán los agricultores de subsistencia los que padecerán más los efectos, por lo tanto, la acción debe estar focalizada en la pequeña y mediana agricultura, especialmente en los agricultores de subsistencia, situación que afectaría también a los agricultores de la Provincia del Tamarugal, advierte el Plan de Adaptación al Cambio Climático del Sector Silvoagropecuario.

Así, el actual contexto que vivimos como sociedad, como país y nuestra región en particular, nos invita a revisar, replantear, repensar, rediseñar, nuestra agricultura considerando la adaptación del sector al cambio climático y la contribución muy importante que entrega el sector silvoagropecuario al objetivo de desarrollo sostenible ODS2, enfocado en lograr la seguridad alimentaria, la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Hoy necesitamos revisar los instrumentos y los recursos que dispone la provincia del Tamarugal y de todos modos tener una mirada integral de desarrollo productivo y entender la agricultura como un sistema agroalimentario complejo, que tiene detrás un sinfín de aspectos que el consumidor no sabe. “Alimentarnos es vital para poder vivir, y es a su vez, un acto complejo, que involucra la forma en que producimos nuestros alimentos, la forma en que los alimentos se transportan, como y donde estos alimentos se comercializan y luego como las personas los consumimos” .Sofía Bustos, Directora Actuemos, 2021.

Debemos promover sistemas alimentarios sostenibles, que permita asegurar las bases económica, social y ambiental que generarán seguridad alimentaria y nutrición para las generaciones futuras.

Juntos debemos transitar de una agricultura de subsistencia a un modelo de fortalecimiento de la pequeña agricultura del Tamarugal con base en el valor agregado, recuperación de modelos ancestrales y producción orgánica por mencionar algunas.

DATOS PARA ANALIZAR

El XXX Concurso UMA Región de Tarapacá año 2021 contó con $2.653.000.000.- (dos mil seiscientos cincuenta y tres millones de pesos) para obras de riesgo. Por otra parte, la Comisión Nacional de Riego -con recursos del GORE de Tarapacá- lanza un concurso también para riego por $1.180 millones de pesos (mil ciento ochenta millones de pesos). Ambas cifras superan los $ 3.700 millones de pesos destinados a obras de riego.

Mientras que para el apoyo a la actividad agropecuaria de la provincia del Tamarugal 2021, la Conadi destina $90.000.000 (noventa millones de pesos).

Estas cifras nos indican que los programas no se revisan. El riego sigue y seguirá siendo esencial, pues es la base de cualquier sistema agrícola, pero no podemos entregar todos los recursos para ello.

Más aún cuando en el último tiempo, se ha visto una leve transformación que surge a partir de propuestas de pequeños productores, que han visualizado un valor agregado a sus productos y han comenzado a realizar nuevos emprendimientos, encontrando así productores de queso, miel, mermeladas, té de zanahoria, té de betarraga, hierbas medicinales, licores de frutas, verduras al vacío, por mencionar algunos. Estos nuevos emprendimientos, sin lugar a dudas, contribuyen a diversificar y aumentar los ingresos. Sin embargo, muchos de ellos deben enfrentar los trámites para acceder a la obtención de resoluciones sanitarias, que corresponde al reconocimiento que hace la autoridad sanitaria de salud a una instalación de alimentos destinados al consumo humano, para lo cual se requieren recursos.

El alto grado de informalidad que existe en el mundo rural, trae importante consecuencias para el desarrollo integral de los territorios. Esta informalidad se relaciona estrechamente, con bajos niveles de ingresos económicos para las familias rurales, transformándose en una importante barrera para la formalización de negocios, comercialización y acceso a nuevos mercados. Sus sistemas productivos no permiten realizar tal inversión, relacionada con habilitación de agua potable al recinto donde trabajarán los productos, red de alcantarillado, sala con piso y paredes lavables, equipamiento de la sala, baño, sala de vestir y equipamiento. Las “cocinas comunitarias” o “ salas de procesos comunitarias” se presentan como una alternativa, la cual consiste en implementar una instalación donde diferentes productores puedan elaborar alimentos con resolución sanitaria. Esto daría la oportunidad de cumplir con la normativa vigente para ingresar en los mercados formales y mejorar los ingresos económicos, que de forma individual no podrían lograr. Además, ingresarían a nuevos mercados y se generarían nuevos emprendimientos, favoreciendo la economía local y por otra parte se revitalizan los territorios. Para ello, se requiere compromiso de los gobiernos locales, públicos y privados para concretar la inversión con impacto, que es lo que hoy pide la comunidad.

Los desafíos son múltiples y como Fundación Pachamama Sostenible estamos trabajando para aportar con nuestro conocimiento y participar activamente en el re-diseño de la agricultura del Tamarugal, con miradas al 2030, en su dimensión social, ambiental y económica, y así cumplir con el compromiso “que nadie se quede atrás”.

Descarga la Hoja de Ruta para un Chile Circular al 2040

Post a Comment

You don't have permission to register